Bathstore crea un vídeo viral

Bathstore muestra cuál es el trauma principal de los hombres

¡Cuántas veces he oído decir en un ambiente de “colegueo” que los hombres tienen la gran probabilidad de pasar momentos traumáticos en el baño! Éstos pueden ser debidos a una mala hazaña a la hora de subirse los pantalones, o de poder tener algún tipo de accidente mientras hacen sus cosas. Bajo esta clásica premisa, que ha sido en más de una ocasión motivo de risa o de trauma, la marca Bathstore ha sacado un spot de lo más divertido.

En el spot se narra la experiencia traumática de un hombre, tras haber sido pillado haciendo pis sentado por su propia mujer. En él se cuenta de una manera muy cómica y que recuerda bastante a películas como “Algo pasa con Mary” una historia donde el baño es el escenario “del crimen” y la taza del water el “culpable” de haber ocasionado tal daño psicológico al protagonista.

Lo mejor de todo, y lo que más llama la atención es que Bathstore es un centro especialista que distribuye artículos de baño de todo tipo, para crear ambientes de diseño a las casas de Reino Unido. En este sector, es habitual relacionar este tipo de empresas a la moda, la elegancia o el lujo. Suelen mostrarse escenarios relajantes y ambientes de ensueño donde el baño toma matices de spa o de espacio natural. Por ello, es muy curioso que una marca del sector, realice un vídeo como éste, aunque no debemos olvidar que los objetivos de esta acción están claros: viralizar y dar a conocer la marca a través de la red.

¿Lo conseguirán? La historia pinta bien. 

Y vosotros hombres, ¿os ha pasado algo como ésto? 😉 

 

[Este caso tan divertido ha sido encontrado aquí]

 

Acerca de Rosalía López

Licenciada en publicidad y relaciones públicas en la Universidad de Alicante, soy una total devota de la #creatividad y la buena #comunicación. Trabajo como responsable de creatividad y eventos en Sinaia Marketing, tengo un Máster en Comunicación e Industrias Creativas y soy Creadora del blog de La Caja de Inventia...Vamos, soy un no parar, y un torbellino de espontaneidad 2.0. :-)

Escribe tu comentario