Benetton vuelve a ser el centro de atención con besos imposibles

Los anuncios de Benetton no suelen dejar indiferentes a nadie. Cuando retrataba la cara de la anorexia con Nolita o hablaba abiertamente del SIDA en sus campañas, las reacciones eran diversas: ¿búsqueda de concienciación o de morbo? La opinión todavía no está clara al respecto, pero mientras la audiencia se lo piensa, aquí llega una nueva serie: los besos imposibles.

Tan paradójica como polémica, la nueva campaña de Benetton pretende que el amor llegue a cualquier parte y ámbito. Desde la política hasta la religión, para la firma no hay razones para dejar de amar, incluso al enemigo. Bajo el nombre de Unhate, puede verse a Obama y Chávez dándose un beso, a la vez que el Papa Benedicto XVI junto con el imán Ahmed el Tayeb.

Como era de esperar, las reacciones no han tardado en llegar, sobre todo desde el Vaticano. Desde este pequeño estado, reclaman respeto por la religión y la figura del Santo Padre, alegando “una utilización inaceptable de la imagen del Santo Padre, manipulada e instrumentalizada en el marco de una campaña publicitaria con fines comerciales.” “Se trata de una grave falta de respeto hacia el Papa, una ofensa a los fieles, una demostración de como una publicidad puede violar las reglas elementales del respeto a las personas”, explicaba en su comunicado.

Precisamente esta controversia es la que ha hecho que los anuncios de Benetton sean reconocidos en todo el mundo y nunca pasen desapercibidos. Sin duda, es una publicidad efectiva, porque dada la polémica que susticita, siempre acaba haciendo notar su presencia, pero ¿hasta dónde llega la ética? ¿Se trata de hacer publicidad efectiva y crear polémica para ser atendidos o realmente Benetton quiere hacer una reivindicación en cada una de sus campañas para conseguir un mundo mejor?

El punto de vista será diferente para cada público, pero sea como sea, los resultados a nivel publicitario son incuestionables.

Un comentario en “Benetton vuelve a ser el centro de atención con besos imposibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *