CAN: marketing hasta el último rincón

Recientemente he visitado algunos bancos de los que (aún) no soy cliente. En el sector tan competitivo como es el de las finanzas, y el de los servicios en general, donde todo comunica (logo, imagen, personal, folletos, instalaciones, colores, palabras, olores, ambiente…), parece que algunos no se han enterado de lo importante que es la imagen, y de que hay que cuidar el más mínimo detalle, desde la puerta de entrada a la oficina (o web) hasta tacto del folleto informativo.

De uno de los bancos, cuyo nombre (de momento) prefiero no desvelar, no me apeteció ni esperar a mi turno. Puerta desencajada, mostrador viejo y descascarillado, papeles amontonados en una esquina, y el asesor correspondiente hablando y riendo a gritos con un compañero sobre lo que le pasó ayer, mientras yo llevaba 10 minutos esperando a ser atendida. Lógicamente, me marché, sin ninguna intención de volver. En otras entidades la sensación fue neutra (ni bien ni mal, sino todo lo contrario).

Pero hubo una de ellas que me dejó totalmente perpleja, y que me hizo recordar por qué me apasiona el marketing. Se trata de la Caja Navarra (CAN), en plena expansión en la zona norte, y con modernas oficinas en los puntos estratégicos de cada localidad. Entré a la oficina central de mi ciudad, y salí con la sensación de haber encontrado una entidad financiera que no se ha estancado y piensa en el cliente.

Sin entrar en detalles sobre la estrategia llevada a cabo desde hace meses, como las campañas “Cuánto ganamos contigo” o “Tú eliges: tú decides“, creo que el objetivo de la CAN está cumplido: nada más cruzar la moderna puerta corredera automática, el cliente tiene la sensación de que está ante un modelo de banco diferente al habitual.

Mientras todavía yo observaba cada rincón de la moderna oficina, enseguida me atendió una joven, que, tras descubrir que yo (aún) no era cliente de la CAN, dedica sin dudarlo unos minutos a explicarme qué es la CAN, que tengo varias oficinas disponibles en mi ciudad, que sea o no cliente puedo pasar a leer revistas, tomar prestados libros o consultar internet a su oficina, o tomarme un café en el sofá, sin ningún compromiso. Enseguida me lleva a una pantalla táctil gigante donde me explica la filosofía de la CAN (transparencia en las comisiones, obra social, expansión, modernidad…).

Y una vez presentada la entidad, me pasa a la mesa, donde tratamos la consulta que fui a realizar. Incluso hilando temas, me presenta un par de servicios que, sin ser los que yo solicitaba, sí encajaban en el contexto.

Resultado: el cliente tiene la sensación de que se le escucha, y de que se le ofrecen los servicios que mejor se adaptan a sus necesidades, y de que hay cierto interés en su situación. Desgraciadamente, esta sensación no abunda…

En las grandes empresas, la mayoría de las veces el enorme esfuerzo en marketing (estratégico y económico), no llega hasta donde tiene que llegar: el contacto directo con el cliente. Como claro ejemplo, las marcas de coches, se dejan millonadas en reforzar el mensaje con grandes campañas, y cuando el cliente por fin se decide a acudir al concesionario, no es atendido como debiera ni se le transmite el mismo mensaje, por lo que millones de euros se tiran a la basura diariamente.

En este caso, tengo que aplaudir a la CAN, que, al menos en este caso, ha conseguido que el mensaje vaya pasando escalón a escalón hasta llegar al cliente (yo misma) a través del asesor en oficina. Excelente trabajo del departamento de Marketing. Espero que no sea sólo un espejismo que dure sólo durante la fase de expansión, y se mantenga la intensidad.

¿Sony copia a Apple?

A través de Engadget, descubrimos la curiosa imagen utilizada por Sony para presentar sus nuevas cámaras Cyber-Shot DSC-T2. Y digo curiosa, por el “casual” parecido con una de las imágenes oficiales utilizadas por Apple para promocionar la anterior gama de iPod Nano.

Se parecen un poco, ¿no? Personalmente, una de las cosas que más me sorprenden, además de que es exctamente la misma idea de aparatos flotando, es que que en la misma posición, el mismo orden y… ¡utilizan los mismos colores! Es decir, que es posible que el supuesto “plagio” no haya empezado en la imagen, sino en la idea de los colores, que son exactamente los mismos (mismo tono, mismo brillo).

Como bien dice un compañero en los comentarios del post de Engadget, es imposible que sea casualidad. ¿De verdad los de Sony no han pensado que esto saldría a la luz? Idem para la agencia que ha creado la imagen y la campaña…

Increíble, pero cierto.

Dominios y campañas publicitarias

La importancia de internet en la vida de los consumidores y usuarios no ha pasado por alto a los anunciantes y las agencias. Hace no mucho, las marcas hacían grandes esfuerzos por tener páginas web corporativas atractivas, con mucha información sobre la compañía y los productos. Pero las últimas tendencias de comunicación nos indican que el usuario necesita algo más. El consumidor pasivo ha pasado a ser lo que algunos llaman Consumidor 2.0, y ya no le basta con leer "quién es esa empresa" o "por qué debo comprar su producto". El consumidor del siglo XXI necesita entretenerse.

Hace algunos años empezamos a ver algunos esfuerzos de las empresas por tener webs dinámicas, con juegos, sorteos, etc. Pero tampoco es suficiente. Luego conocimos iniciativas como yosoydekasnaranja.com y yosoydekaslimon.com, donde invitaban a la gente a posicionarse de uno u otro lado. A una web de puro entretenimiento sí me apetece entrar, al menos mucho más que a una aburrida y estática web coporativa…

Pero hoy en día la cosa no queda ahí. Comprobamos que se crea una web específica para el slogan o incluso cada campaña en concreto, con toques de Web 2.0, con posibilidad de ver y subir vídeos, opinar, escribir, participar activamente. Recuerdo así de repente algunos ejemplos como quetienenloshombresenlacabeza.com de H&S o comoquierascolacao.com de ColaCao o quehacemosconloquesobra.com de Fanta. Luego se encuentran algunos con problemas de longitud, como juanpalomoyomeloguisoyomelocomo.com, ya que supongo que por separado, los dominios estarían ocupados al lanzar la campaña.

Como quieras ColaCao

Como quieras ColaCao
¿Estamos ante una nueva oportunidad para las empresas de dominios y hosting? Está claro que una empresa o marca puede tener 2 o más dominios o páginas para el mismo producto o campaña.

Y llegará un momento, si no ha llegado ya, en que la agencia se verá obligada a cambiar el eslogan o mensaje de un anuncio o campaña porque el dominio en cuestión está ocupado…

Bienvenido, Consumidor 2.0.