Tarjeta flexible de presentación - diseñador gráfico

Tarjetas corporativas que dejan huella

Una buena tarjeta de presentación es aquella que deja huella en la mente de nuestro público objetivo. Es aquella que se adapta a cómo somos y representa una síntesis de nuestros valores. Pero, ¿se puede ir más allá de la tarjeta de presentación? ¿Se pueden presentar nuestro nombre y apellidos en otros materiales, colores y formas que no sean los de siempre? Sí, y lo mostramos a través de estas premisas:

  • Diferénciate de lo convencional. Hay tarjetas muy creativas que están relacionadas con el mundo del arte, del diseño gráfico o la publicidad. Esto hace que surjan opiniones del tipo de que en sectores más tradicionales no se puede hacer nada. Grave error. Si añadimos la cantidad justa de creatividad se pueden crear revoluciones en el diseño corporativo de una empresa. Un ejemplo es esta tarjeta de presentación de un carnicero. Su estilo gráfico se diferencia mucho de esas imágenes corporativas algo “irritantes para el ojo humano” que vemos en los comercios y algunas cárnicas de gran tamaño.

Tarjeta de presentacion - carnicero

  • Juega con los materiales. Aunque hay materiales de todo tipo, siempre se suelen utilizar los mismos. Si tu presupuesto te lo permite, atrévete con otros materiales nada convencionales que le den un valor añadido a tu marca. Un caso es el de esta tarjeta que es flexible.

Tarjeta flexible de presentación - diseñador gráfico

  • Plasma tu actividad de una forma directa. Antes de comenzar a idear qué es lo que quieres en tu tarjeta de presentación, se debe hacer un análisis profundo de cómo es tu marca, sus valores y cuál es la actividad de la empresa. Hay tarjetas de presentación que muestran esta premisa de manera clara: Una pastelería cuyas tarjetas son galletas o un fotógrafo que tiene una tarjeta en forma de objetivo de cámara son algunas opciones. Sin embargo, vemos una pega: las tarjetas comestibles son efímeras, y no pueden guardarse como se hace con el papel o cartón.

Tarjeta corporativa comestible

Tarjeta corporativa y creativa de un fotógrafo

 

Lo práctico y funcional no resta a lo bonito y estético. Si nuestra empresa más que una empresa se vende como un equipo inseparable de profesionales, este caso puede ser una solución: una tarjeta de visita “carpeta” que incluye las tarjetas de nuestros compañeros con su cargo, todo muy organizado y sin perder valor estético.

Tarjeta de negocios carpeta archivador

  • Calcula cuál es el mejor presupuesto para ti. Muchas de las tarjetas que hemos vistos son bastante caras de producir. Por ello, antes de diseñar o desarrollar la tarjeta o material corporativo en cuestión, se aconseja decidir qué presupuesto estamos dispuesto a gastar. Eso sí, no olvidemos que con bajos precios también se pueden hacer cosas muy creativas.

Un caso que llama la atención…Andrey Lobov Studio

Un ejemplo que nos ha llamado mucho la atención es el de la tarjeta de Andrey Lobov Studio, que ha utilizado una combinación de materiales que transmiten un mensaje lleno de buen gusto, diseño y toques de misterio. La pieza de color rojo hace que la propia imagen corporativa de la empresa sea un juego con un estilo “Sherlock Holmes” donde el ingenio juega un papel fundamental.

Ni qué decir tiene que todos estos casos tienen muchas dosis de creatividad, y tienen todas las papeletas para dejar huella. Unas opciones no serán tan económicas a la hora de producirlas y en otras merecerá la pena invertir. Sea cual sea tu opinión, queremos que la compartas con nosotros. ¿Qué opinas de este tipo de tarjetas? ¿Son efectivas? ¿Creativas? ¿Conoces otro caso?

 

Todos los ejemplos han sido extraidos de Mashable y Ads of the World

 

Acerca de Rosalía López

Licenciada en publicidad y relaciones públicas en la Universidad de Alicante, soy una total devota de la #creatividad y la buena #comunicación. Trabajo como responsable de creatividad y eventos en Sinaia Marketing, tengo un Máster en Comunicación e Industrias Creativas y soy Creadora del blog de La Caja de Inventia...Vamos, soy un no parar, y un torbellino de espontaneidad 2.0. :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *